Cursos para administradores de comunidades de vecinos

Los administradores de comunidades de vecinos supervisan las operaciones diarias de este tipo de propiedades residenciales. Los programas de licenciatura en administración de fincas ofrecen formación para convertirse en un administrador colegiado y así poder gestionar diferentes aspectos en edificios y otras propiedades comunitarias.

Administración de comunidades

Información para administradores

Un experto colegiado en gestión de la propiedad sirve como gerente de la comunidad de vecinos, lidiando con los problemas de la finca y librando de cargos al presidente de la comunidad. Un licenciado califica a los graduados para puestos como el administrador de la propiedad asociado o coordinador de las relaciones con el inquilino. Por su parte, un master puede ayudar a perfeccionar las técnicas aprendidas anteriormente

Administración de fincas en un edificio

En estos programas, los estudiantes aprenden acerca de las leyes y reglamentos únicos a la propiedad o finca, así como habilidades de gestión de propiedad y los principios generales de las normas inmobiliarias. Los graduados pueden estar calificados para solicitar la concesión de licencias como agentes de bienes raíces, así como buscar la certificación profesional en el campo de la gestión administrativa.

Siempre que pensamos en realizar uno de estos cursos especializados nos interesa saber que existen casos de éxito, por eso hay que destacar que más del 90% de los estudiantes de administración y gestión de fincas tienen trabajo y cuentan con un salario superior a los 1500€ mensuales. Esta es una noticia muy optimista del sector, que nos hace ver las grandes posibilidades que ofrece un curso de este estilo. Teniendo esto en cuenta podemos estar más tranquilos a la hora de valorar una carrera profesional como administrador de comunidades.

Programa de cursos para la gestión de comunidades

El programa comprende clases que enseñan a los estudiantes a revisar anuncios inmobiliarios, mostrar propiedades y negociar los términos de arrendamiento o venta. Entre las clases y asignaturas más importantes podemos destacar las siguientes:

  • Derecho inmobiliario
  • Contabilidad de gestión
  • Administración financiera
  • Evaluación de mercados emergentes
  • Sistemas informáticos de gestión

Los candidatos necesitan estudiar y desarrollar las competencias necesarias para desenvolverse en roles específicos para la gestión de la propiedad residencial de los vecinos. Estos programas hacen hincapié en los asuntos legales y financieros, habilidades de comunicación y técnicas de liderazgo para hacer frente al inquilino y sus preocupaciones administrativas. Existen unos temas que deben abordarse siempre en cualquier proceso de educación en esta materia:

  • Fundamentos inmobiliarios
  • Visión general de administración de fincas
  • Política de la vivienda
  • Marketing de propiedades residenciales
  • Economía del consumidor

Sigue leyendo

Las grandes ideas de negocios rentables en España

Os vamos a presentar una pequeña lista con las ideas de negocios rentables que consideramos que os pueden interesar si queréis ganaros la vida o ganar unos ingresos extra mensualmente. Estamos seguros de que os van a interesar y, si no es el caso, siempre podéis complementar la información con alguna otra idea disponible en la web de Negocios Rentables 24.

Los negocios más rentables del país

Prentendemos que puedas encontrar el trabajo de tu vida entre las ideas que proponemos. Si se te ocurre alguna adicional siempre puedes proponerla contactando con nosotros. Sigue leyendo

La historia de los compresores de buceo

Marisa y yo nos conocimos hace dos años. Mi empresa había organizado una ruta de buceo para promocionar los compresores por el Cabo de Gata y en el viaje coincidimos con ella y su grupo de amigos. Era una excursión de fin de semana: zambullida por las praderas de posidonia y visita de un pecio de la II Guerra Mundial, un barco hundido que solo sirve de refugio a las morenas, los pulpos y multitud de peces pero que es muy apreciado por los turistas.

A mí, tengo que confesarlo, desde el momento en que la vi dejaron de interesarme los restos del bombardero inglés. Cuando acabamos la inmersión intenté cruzar dos palabras con ella, pero era casi imposible, porque estaba absorbida por sus compañeros y porque, desde la sala de máquinas del barco, nos llegaba el molesto ruido de los compresores de alta presión, que estaban llenando las botellas para el siguiente chapuzón.

El compresor de Marisa

Pero conseguí verla esa misma noche, en el bar del hotel en que nos alojamos. Ella estaba sola en la barra pidiendo algo de beber, me acerqué a pedir una cerveza yo también, la saludé, y viendo que me reconocía, le pregunté qué le había parecido la sesión de buceo de la mañana. En fin, cuatro palabras y poco más, pero estuvo muy simpática. Me preguntó si buceaba a menudo, y le dije que no, que era mi tercera experiencia en dos años, pero que estaba pensando dedicarle más tiempo a este deporte pues me había encantado lo que había visto ese día («incluida tú», pensé) y especialmente la comodidad de los compresores de buceo que había probado ese día en esta web. Ella en cambio, era una experta submarinista. Desde pequeña, en Mallorca, de donde eran sus padres, había practicado el buceo con la familia y los amigos. En ese momento volvió la camarera con las bebidas, y ella se despidió para volver a la mesa de sus compañeros, diciéndome que quizá volviéramos a vernos algún día si seguía practicando.

¡Y acertó! Volvimos a vernos solo unos meses después en Alicante. Yo estaba ayudando al dueño del barco en el que realizaba las prácticas a subir a la cubierta un compresor de buceo portátil. Me reconoció de inmediato, y me preguntó si me había sumergido más veces desde que nos despedimos. Le dije que sí, al menos en tres ocasiones más, y que esperaba seguir practicando esa semana, que tenía de permiso. Entonces ella se alegró, porque también estaba pasando unos días de vacaciones con una amiga, a la que no le gustaba el mundo de los compresores y todo lo relacionado con el buceo profesional y la ingeniería, y se ofreció a servirme de guía como compañera de buceo. Y bueno, este fue el comienzo de todo. Pasamos unos días juntos, buceamos, nos divertimos y nos enamoramos. Cada uno tiene su propio compresor de buceo, pero a veces llevamos sólo uno y nos lo vamos turnando para conseguir aire fresco.